Vivir en Alemania

VIVIR

Ten en cuenta a la hora de buscar casa en Alemania que las modalidades de contrato no son como aquí. Allí es típico que cuando una casa se alquila vacía, se refieren a vacía. Sin cocina, sin ningún electrodoméstico, mobiliario, etc.

Hay algunas consideraciones a tener en cuenta a la hora de empezar a buscar alojamiento en Alemania, sobre todo si se lleva poco tiempo en el país o no se domina muy bien el idioma. Por eso, vamos a explicaros algunas cosas generales:

La fianza: Suelen ser tres meses de alquiler, aunque este concepto puede varias.

Renovación y muebles: las casas o habitaciones se traspasan vacías, renovadas y pintadas de blanco. Esta labor corresponde al que se va para que el nuevo encuentre la casa a su gusto. Sin embargo, puede variar de contrato en contrato y según las costumbres. Conviene aclarar este punto con los caseros o compañeros de piso antes de entrar ya que esta labor puede ser algo engorrosa y cara.

Amueblada o no amueblada: Al contrario que en otros países como España, en Alemania se alquilan las casas vacías. Es decir, sin muebles. Si bien es cierto que en España también se da este caso, no es tan drástico como allí, y la frecuencia es muy inferior.

Cuando nos referimos a sin muebles, no nos referimos solo a las habitaciones sino también el salón (si lo hay) ni la cocina. Es decir, a la hora de mudarse, conviene calcular también los precios de los aparatos de cocina como nevera, cocina, horno, pila, armarios…  y esto cuesto dinero.
Si no se quiere pasar por este trámite de “construir” por dentro una casa, también existe la posibilidad en algunos casos de comprar la cocina al anterior inquilino antes de que salga.  Se compra una cocina de segunda mano, pero se evita tener que montar todo de nuevo. También hay otras excepciones como cuando en un anuncio pone “amueblada” o con “Cocina amueblada” y en estos casos se suele pagar un poquito más.

Alquiler frío y caliente: En los contratos de alquiler se suele diferenciar entre dos tipos de alquiler el Kaltmiete (Alquiler frío, coste del alquiler sin gastos) y Warmmiete (alquiler caliente, incluye gastos). La diferencia entre ambos son los Nebenkosten o gastos extras.

Kaltmiete + Nebenkosten = Warmmiete

Como alquiler frío se entiende el coste del alquiler libre de gastos de comunidad, basuras, agua, electricidad, calefacción, que serían los gastos extras.  El total del alquiler suele ser la suma de estas dos cifras. Sin embargo, una vez al año suele haber una Nebenkostenabrechnung en la que se desglosan todos los gastos extras que se han realizado a lo largo del año (por ejemplo si hizo frío y se gastó más calefacción). Según lo consumido, habrá que pagar más o se nos devolverá el dinero.

Además debéis tener en cuentra otro par de factores:

Ruidos: Los alemanes son muy sensibles al ruido. En sus calles, en horario de descanso, no suele escuchar nada. Esto es literal además en barrios más residenciales.

 Reciclaje: En cada casa debería haber cuatro contenedores de basura diferentes ( o en la calle en la cercanías) para vidrio, basura orgánica, papel o plásticos y metales. La separación se suele llevar a rajatabla y los vecinos se pueden molestar en ciertos casos si ven que un vecino no separa la basura o no respeta los contendores.

Sótanos: las casas suelen tener un sótano que hace las veces de trastero. Esto se determina con el casero y permite almacenar cosas que –provisionalmente- no son necesarias. Al salir de la casa también hay que dejarlo vacío.

Algunas opciones de alquiler:

Studenten WG (www.studenten-wg.de)

Opción para estudiantes que busquen piso o habitación en piso compartido en ciudades con mucha población estudiantil. Es un servicio gratuito y se puede encontrar de todo. Normalmente la toma de contacto con los propietarios/inquilinos es mucho más informal ya que se supone que es un alquiler más “pasajero”.

Opción muy buena para los que recién lleguen al país y necesiten un alojamiento provisional.

WG Gesucht (www-wg-gesucht.de)

Una de las opciones más conocidas de la red para buscar piso compartido o pisos. Muy accesible y con muchas ofertas para toda Alemania.  Múltiples opciones de elección y muy fácil de usar. Como contraindicación, es una de las páginas más conocidas y por lo tanto la competencia  a la hora de encontrar piso es enorme.

E-Rent (www.e-rent.de)

Portal inmobiliario que alquila apartamentos temporales. No requiere demasiadas formalidades para conseguir un apartamento pero suelen cobrar comisiones que a veces pueden ser altas. Como ventaja, es un tipo de alquiler muy flexible (semanas, meses…) y los pisos suelen estar amueblados.  Sería otra solución provisional perfecta.

Portales inmobiliarios

Hay distintos portales inmobiliarios. El clásico es immobilienscout.de o también inmonet.de. En estas páginas hay gran cantidad de ofertas de compra y venta de pisos y alquileres. Sin embargo, en muchos casos se trata de intermediarios (también llamados Makler) que cobran las consiguientes comisiones (más de 2 meses de alquiler).  En definitiva la oferta es realmente amplia pero también la demanda y hay que tener cuidado con esas comisiones.

Además de estas direcciones, hay un montón de plataformas a través de redes sociales tipo Facebook para encontrar piso en Alemania. Funcionan más a nivel local pero es otra opción para los recién llegados o los que están buscando piso. Eso sí, suelen estar en Alemania.En nuestra página principal de Alemania puedes ver alguno de esos grupos.

Wohngemeinschaft: También llamada WG, significa algo así como comunidad de convivencia. Es decir, una habitación en un piso compartido. En este caso hay diferentes modelos de contrato y diferentes reglas de convivencia. Puede ser un contrato a nombre de una persona que subalquila el resto de las habitaciones o también un contrato compartido entre varios.

En cuanto a las reglas de convivencia en un piso compartido varían mucho dependiendo de los compañeros. Primero, los que ya viven en la casa organizan una serie de entrevistas con los candidatos a inquilino. Y luego deciden entre todos los que se postulan quién se queda con la habitación. Es decir, una especie de entrevista de simpatía, carácter… En general, también hay que tener en cuenta que en Alemania, las casas compartidas están más orientadas a la esfera individual de cada uno de los inquilinos.

En muchos casos suelen faltar las áreas compartidas en común como el salón o, por ejemplo, se divide hasta la nevera por compartimentos, algo que también se puede ver aquí. Cada inquilino dispone en su habitación de televisión, mesa de estudios y demás equipamiento para hacer su vida entre sus cuatro paredes.

Apartamentos individuales: Son apartamentos de entre unos 20 y 40 metros destinados a uso individual. Generalmente, los originarios de países hispanohablantes les llaman habitaciones con cocina. Y es que se trata de una habitación (relativamente amplia) con un baño, donde en una esquina está construida una pequeña cocina o Kochnisse (normalmente de dos fogones).

Esta opción está pensada para individualistas que prefieren vivir solos y no pueden permitirse algo más grande. Es muy común entre estudiantes y jóvenes profesionales. Sin embargo, hay que estar preparado para saber hacer la vida entre cuatro paredes. Las reglas de entrada y reforma de la casa son las habituales. Normalmente la casa se entrega vacía (sin mueble y sin cocina) y al salir hay que dejarla reformada, pintada de blanco…

Zwischenmiete o subalquiler: Alemania es un país donde la población está muy acostumbrada a la movilidad. Esta característica provoca que temporalmente queden habitaciones o pisos libres cuyos propietarios, estudiantes o profesionales, aprovechan para alquilarlo a otras personas.

Para esta opción, generalmente se pide una fianza al inquilino que entra para no tener problemas en caso de destrozos de electrodomésticos o muebles. Sin embargo, es una opción muy buena cuando uno acaba de llegar ya que le permite tener un apartamento provisional y amueblado durante unos meses mientras se organiza en el país.

Pisos grandes: en este caso es similar a lo que todos conocemos, con la particularidad que se suelen alquilar vacios y cada inquilino tiene que “construir” su casa. Conviene revisar el contrato con alguien que entienda para no caer en engaños o malentendidos. Por ejemplo, exigen asociaciones de defensa del inquilino que, pagando una cuota anual, ofrecen todo tipo de asesoría en torno al alquiler.

Anuncios en prensa y agentes inmobiliarios

El mercado inmobiliario aparece casi siempre en los periódicos del sábado o del miércoles. En las grandes ciudades se editan periódicos bajo el título “Zweite Hand” (“segunda mano”, en Berlín bajo http://www.zweitehand.de), “Sperrmüll” y otros nombres que publican gratuitamente ofertas que son en su mayoría de particulares, de manera que no hace falta pagar una comisión a un agente inmobiliario.

Los agentes inmobiliarios (“Makler”) se encargan de buscar algo que se adapte a sus preferencias y en caso de que aceptes el alojamiento ofrecido reciben una comisión por un importe equivalente a 2-3 mensualidades. No se debe aceptar el pago de anticipos a estos agentes aunque lo soliciten.

Internet

Las centrales de alquiler de vivienda

Son centrales para el alquiler de viviendas, muchas veces ya amuebladas, para un plazo limitado. Marcando el prefijo local de la zona en que se encuentre la central para el alquiler de la vivienda, más el número 19430, podrá contactar con la central para el alquiler de la vivienda correspondiente o bien en Internet en la dirección http://www.mitwohnzentrale.de. En esta página encontrarás además consejos para los arrendatarios, formularios de intermediación, condiciones generales de contratación e información sobre las distintas ciudades.

Pisos en alquiler

En las administraciones municipales tendrás acceso a lo que se conoce como “tablas comparativas de alquileres” (“Vergleichsmiete” o “Mietspiegel”), donde aparece información sobre los precios habituales.
Infórmate de los gastos adicionales (“Nebenkosten”): calefacción, electricidad, gas, suministro de agua, saneamiento, impuestos y otras tasas que suelen sumarse a 2-3 euros por m2 alquilado. El arrendador le exigirá el depósito de una fianza (equivalente a dos o tres mensualidades) como garantía para poder asegurarse económicamente la renovación del piso al dejarlo vacío.

La mayoría de los arrendadores utilizan contratos de arrendamiento estandarizados. En caso de duda con respecto a las cláusulas conviene – antes de firmar el contrato – acudir a una oficina de asesoramiento (http://www.mieterschutzbund.de). Este asesoramiento no es gratuito, pero puede evitar complicaciones. Dichas oficinas, por ejemplo, disponen de “listas negras” de dueños tramposos. Al tomar posesión del piso pida que se redacte un acta acerca de la situación en la que se encuentra el piso en ese momento. De otra forma, se le podría echar la culpa de cualquier desperfecto del piso al abandonarlo.

Alojamiento para breves períodos de tiempo

A parte de hoteles, pensiones o habitaciones particulares localizables a través de las oficinas de turismo puedes encontrar alojamiento en albergues juveniles (http:www.djh.de), así como las casas de asociaciones sociales, religiosas, etc. pertenecientes a los servicios asistenciales (Kolping, Caritas, Innere Mission, Arbeiterwohlfahrt, etc.).

Plazos de rescisión

Hay contratos de arrendamiento de duración determinada e indeterminada. Ten en cuenta los plazos de rescisión legales, que son normalmente de al menos 3 meses o de un máximo de 12 meses. Normalmente el plazo de rescisión aparece en el contrato de arrendamiento.

Subsidios a la vivienda (WBS)

En caso de que tu sueldo sea bajo, en determinadas circunstancias podrás solicitar ante la administración municipal o estatal el subsidio a la vivienda (Wohnungsberechtigungsschein). Allí le darán detalles más precisos sobre las condiciones para ser beneficiario de este derecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Plataforma de información e interacción para emigrantes gallegos