Alejandro en el Reino Unido

Dos años después de hacer mi Erasmus en Poznan, Polonia y tras haber acabado la carrera me surgió la idea de hacer el master en otro país.

alejandro1

Dentro del Reino Unido mandé solicitudes a casi todas las universidades que ofrecían algún master relacionado con el sector de los negocios. Después de darle muchas vueltas  llegó el momento de la decisión. Tenia dudas entre dos universidades, Oxford Brookes y Aberystwyth University. Para ser aceptado en Oxford Brookes ya había incluso pasado una entrevista por Skype, la cual no fue necesaria para ser aceptado en la otra Universidad. Oxford, al ser una ciudad de más prestigio, tanto la matricula como el coste de vida iban a resultar más caros que en una ciudad relativamente aislada en la costa de Gales. Sin embargo, la universidad galesa me becaba con 3.000 libras debido a mis notas de la carrera, más de la mitad del precio total de la matrícula del master. Aberystwyth, esa villa marinera con un nombre prácticamente impronunciable que más tarde llegaría a simplificarse en “Aber” tampoco ponía las cosas fáciles para llegar allí. Estar aislada en medio de kilómetros de vegetación así como el estar situada a aproximadamente  3 horas de la ciudad más próxima seguramente sería un gran inconveniente para la mayoría de la gente. Pero no para mí. Yo buscaba una experiencia diferente. Eso significaría una vida más tranquila, perder menos tiempo en desplazamientos, asombrosas rutas para hacer deporte, conocer un nuevo idioma como es el galés, estar en contacto con menos españoles,  conocer la cultura celta desde otra nación y tener el mar a menos de 10 metros, algo sin duda esencial para un “gallego de berce”.Después de una larga búsqueda de diversos master que pudieran ser de mi interés llegue  la conclusión que por diversas razones quería hacerlo en el Reino Unido. La principal razón que me llevó a esta decisión fue principalmente el idioma, teniendo en cuenta que estudiar un master en los Estados Unidos suponía un desembolso muy grande de dinero, el cual ni yo ni mi familia nos podríamos permitir, además del problema de la distancia.

El verano antes de empezar el master me fui solo a un pequeño pueblo de Inglaterra llamado Shrewsbury a trabajar de “Catering Assistant” en  eventos de diversa índole con la finalidad de mejorar el idioma para intentar encontrarme con las menos dificultades posibles  a la hora de cursar el master en Gales. Además, el convivir con nativos aunque solo fuera por dos meses también me ayudaría  a conseguir la nota necesaria en el examen IELTS, necesario para entrar en el master .Las primeras semanas en Inglaterra me sirvieron básicamente para bajar de la nube, cuando me di cuenta de que no sabía tanto inglés como yo me pensaba que sabía. A pesar de llevar años viendo series en inglés y tras haber vivido en Polonia y convivido con extranjeros, aquí las cosas se empezaban a complicar. Tocaba abrir al máximo los oídos y aplicarse a fondo con el fin de aprender lo máximo en el menor tiempo posible.

Recuerdo mi primer día en Aberystwyth como si fuera ayer. La Universidad atrae a 8.000 estudiantes a una ciudad de 12.000 locales y como es lógico, todo gira en torno a ella. Miles de estudiantes llegan a Aberystwyth cada año desde todas las partes del mundo. Aunque en su mayoría británicos, también te puedes encontrar con estudiantes chinos, japoneses, malasios, americanos… lo cual se convierte en una oportunidad única para conocer diferentes culturas. Nada más llegar a la estación de tren de Aberystwyth, había estudiantes voluntarios que te ayudaban con el equipaje e incluso te llevaban en coche a tu residencia o casa, algo impensable en España.

 

 

La vida universitaria de allí difiere mucho con la de España. Se vive todo más intensamente. Me explico. Allí no es solo estudiar X carrera en X Universidad, si no la experiencia global que la rodea. Muy poca gente estudia en su ciudad natal y cuando empiezan la Universidad es la primera vez que salen de casa. Esta nueva libertad que viven estos “freshers” les hace aprovechar al máximo la oportunidad. Por ello, te podrás encontrar a un pub entero bailando y cantando la Macarena, sin saber más de dos palabras de la letra. Los estudiantes hacen todo lo posible por conocer nueva gente y para ello la “Student Union”, una asociación sin ánimo de lucro llevada por estudiantes, organiza diferentes eventos y prácticas deportivas. Los primeros días de curso organizan dos ferias: una de deportes y otra de sociedades. En ella, cada club y sociedad intenta reclutar nuevos miembros. Es una oportunidad de oro para practicar tus deportes preferidos a la vez de conocer nueva gente. Y si no eres deportista, no pasa nada, las sociedades organizan diferentes actividades desde debates, tormentas de ideas, videojuegos, o incluso por países o carreras como la “Polish Society” o la “Psychology Society”. Además de salir de fiesta con tus amigos, habrá un día reservado para salir con los miembros de tu sport club o sociedad.

A diferencia de aquí la Universidad apoya en todo momento a la “Student Union” proporcionándoles varios locales en sus instalaciones que serán usados como restaurantes, tiendas de material escolar, o simplemente para organizar fiestas o traer cantantes o monologuistas con el propósito de recaudar fondos. Además, la Universidad considera que debe haber un día en el que los estudiantes puedan hacer deporte con sus clubes y por ello los miércoles, día elegido por la Universidad, será conocido como el día de los deportes y ningún estudiante tendrá clase. Aquellos estudiantes de posgrados, sin embargo, tendrán clase pero únicamente por las mañanas. Y no solo eso, sino que cada cierto tiempo hay una semana entera sin clase, ofreciendo así a los alumnos la oportunidad de ponerse al día con sus estudios y repasar aquellas partes más complicadas o incluso pedir ayuda a profesores. Esto será conocido como “Reading Week”.

A pesar de ser una ciudad pequeña con malas comunicaciones y sin grandes oportunidades de empleo no es ni mucho menos imposible encontrar un trabajo a tiempo parcial que te permita compaginarlo con tus estudios. De hecho, es algo muy común en el Reino Unido ya que el precio de las carreras y masters es bastante elevado.

Acabé mis estudios de forma oficial hace dos días al recibir la nota de mi proyecto final del master. Después de navidad empezaré a buscar trabajo y no descartaría en ningún momento volver al Reino Unido, donde se valora mucho más a los trabajadores y se fomenta la promoción interna. El hablar su idioma con fluidez es algo muy importante a la hora de buscar trabajo. En España, desafortunadamente, no se le da la importancia que se debiera a los idiomas siendo uno de los países donde se habla peor el inglés, en mi opinión junto con Italia y Francia. Por mucho que un trabajador esté muy cualificado si no sabe el idioma del país no será un “asset” para la empresa, por lo que su eficacia y eficiencia disminuirán considerablemente. Por ello, debería ponerse más empeño tanto en la enseñanza del inglés por parte del sistema educativo español como por parte del alumno a la hora de aprender un nuevo idioma. ¿Quién  contrataría para su empresa a un trabajador que no hablara español por muy preparado y cualificado que estuviera?

En cuanto a los trámites realizados antes de moverse al país de destino, personalmente tuve que resolver todo el papeleo  tanto con la Universidad como con el alojamiento/residencia de estudiantes.

Al ser español, podrás entrar en el país con tu DNI sin necesidad de pasaporte. Si eres de otro país deberás informarte bien ya que puede cambiar dependiendo de si tu país pertenece o no a la UE u otros factores.

Hay dos cosas que considero esenciales y que debes resolver lo antes posible en cuanto llegues al Reino Unido. La primera es conseguir un numero de teléfono británico, pues de lo contrario, si estás buscando trabajo te arriesgas a que no te llamen al número español. Lo segundo es conseguir tu “Insurance Number”, algo así como el número de la Seguridad Social en España, indispensable para trabajar. Deberás pedir cita por teléfono en tu “Job Centre” más cercano para que se te conceda este número. Si vives en Londres seguramente tendrás uno cerca, yo sin embargo tuve que desplazarme aproximadamente 120km.

 

Alejandro

Captura de pantalla 2015-06-25 a las 21.08.45
El artículo preparado en la colaboración con la Asociación Cultural Muxelka (www.muxelka.org)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Plataforma de información e interacción para emigrantes gallegos